Negación

Espero, ansioso, que den las seis para recibir tu llamada.

Guardar mis cosas y despedirme de mis compañeros de oficina rápidamente. Luego, bajar las escaleras y cruzar la calle para entrar en la estación de Metrobús y encontrarte allí, mi dulce niña, esperando por mi.

Abrazarte y decirte al oído cuanto te he extrañado, y lo feliz que estoy por tenerte entre mis brazos nuevamente.

Luchar juntos con la gente que baja y sube del transporte por abordar, juntos.

Viajar apretados, abrazados, hasta nuestro destino.

Luchar nuevamente, ahora por bajar, y transbordar al autobús que ha de llevarnos a nuestro castillo.

Dormir en el camino, recargados el uno en el otro y sin soltarnos las manos, hasta que una misteriosa alerta biológica nos indique que estamos cerca de nuestro destino.

Los Grandes Dragones esperan encerrados en sus prisiones de cristal por vernos llegar, mientras los Dragones Guardianes vigilan en grupo a nuestra Princesa.

Los Guerreros y los Orcos descansan juntos soñando que al llegar no los hemos de despertar sólo por la emoción de verlos luchar.

Nuestro castillo nos espera esta noche, y por la mañana los cachorros que hemos de ayudar a educar.

Espero ansioso que den las seis, para despertar la fantasía que sólo existe a tu lado.

Y aunque sé que esta tarde no llegarás al punto acordado, y que ilusionarme es soñar en vano…

…espero ansioso que den las seis.