La muerte de IconBuffet

IconBuffet era una comunidad web orientada a los iconos. ¿Como era esto?

Al registrarte como usuario de la comunidad IconBuffet, recibías un Set de iconos, 10 Tokens y 10 Stamps.

Gastando un Stamp podías enviar el Set de iconos a otro usuario. Si este usuario lo recibía, tu Stamp se gastaba, pero si lo rechazaba lo recuperabas. Por otra parte, gastabas Tokens para recibir un Set de iconos que alguien mas te enviara (un token para un Set Bronce, tres para un Plata, cinco para un Oro, diez para un Diamante).

Y así era toda la mecánica: enviar iconos, recibir iconos.

Podías ganar ciertas medallas por cumplir ciertos “retos” (como reunir todos los Sets Diamante, o los de una Familia), y cada acción que realizabas te daba puntos que te hacían entrar en un Ranking.

Si se te acababan los Tokens, cada mes recibias 10 Tokens más (no acumulables).

Existió un modo VIP que te permitía recibir más Tokens al mes, además de recibir descuentos si comprabas paquetes de iconos de paga.

Porque claro, los “Free Deliveries” que conformaban al juego de IconBuffet eran “Royalty Free” y ya que lo tenías en tu colección podías descargar un archivo ZIP con todos los iconitos de ese Set en distintos formatos (ICO, PNG, GIF, BMP) y tamaños.

Pero eso fue en el pasado porque hace un par de meses, IconBuffet, murió definitivamente.

Ya llevaban meses (¿o serían años?) con IconBuffet siendo abandonado por sus desarrolladores, en favor de un proyecto más lucrativo (un juego de Facebook llamado PackRat). En la época en que yo participé, ya no era posible adquirir una suscripción VIP. Y es una lástima, porque el concepto era sumamente interesante y los iconitos eran realmente lindos, además de que había “juego” para rato (alguna vez hice un calculo “a ojo” y salió que necesitaría varios años para conseguir la colección completa de iconos).

Y así es que, decepcionado por la definitiva muerte de IconBuffet (y por la terrible experiencia de ver Tron Legacy) dejo a su disposición los archivos ZIP con mi colección de “Free Deliveries”, no sin antes pedir que si hay algún otro ex-usuario de IconBuffet que conserve sus Sets, los comparta también. Aún quiero la colección.

Todos los archivos ZIP se encuentran para descargar en la carpeta de MegaUpload:
http://www.megaupload.com/?f=I89UBU2P

Todos somos humanos

A veces olvidamos que la persona que es nuestro contacto con un cliente, o un proveedor, también es un ser humano como nosotros, y posiblemente un empleado que sólo trata de defender los intereses de la empresa en que labora de la misma forma que nosotros lo hacemos.

Nada mejor para terminar una semana laboral que dando un apretón de manos (aunque sea “virtual”) a un colega con el que momentos antes se discutía sobre los cambios de un proyecto.

Como en aquella caricatura del perro ovejero y el coyote, que al terminar su día laboral dejaban las agresiones atrás y se iban juntos a casa, como amigos.

¿Renuncia?

No suelo escribir directamente sobre mi vida. No suelo escribir entradas como si se tratara de mi diario personal. Y quizás hoy no lo haga, como tal.

Pero necesito desahogarme.

Por problemas de comunicación y organización, he quedado atorado en un problema con un proyecto. tendré que trabajar el fin de semana largo: jueves, viernes, sábado y domingo. Quizá deba cancelar mis vacaciones que no había podido tomar desde diciembre y que tomaría la próxima semana. Soy una persona tranquila… pero, como diría Juanelo: ¡por la grandísima…!

En fin, soy una persona tranquila y no hallé a un inocente y pequeño animal que pudiera patear, o un muro lo suficientemente suave y lo suficientemente no-federal como para golpear así que me desquito escribiendo en mi blog. Si, fantástico desquite.

Pero como sea, mañana voy con mi novia, mi A’mael, mi querida Ariadna-sama como estaba planeado y vuelvo temprano para darle al trabajo…

Sé que mis superiores me satanizarán por hacerlo… pero yo prometí que no dejaría que el trabajo consumiera mi vida.

¿Que si prefiero arriesgar mi empleo por ir a ver a mi novia un día que no verla y dedicarle todo el tiempo al trabajo?
¡Por supuesto! Mi novia es la persona más importante en el Universo para mí, más que yo mismo. Si perdiera mi trabajo, podría buscar otro: no busco éxito, sólo necesito comer. Si perdiera a mi a’mael, ¿como podría encontrar a alguien a quien pudiera amar y me amase tanto como ella?.

Sé que ella me entendería si no pudiera ir a verla, se que ella no me dejaría por una tontería así. Y esa es una razón mas fuerte que me hace ir a verla. Que alguien tan compresiva, cariñosa y genial como ella no merece ser pasada a segundo plano jamás.

En fin, me retiro a descansar que mañana hay que salir de excursión temprano.

Espero, para la próxima vez, traer un cuento o escrito pues ideas tengo, pero el tiempo y la tranquilidad de alma para plasmarlas, muchas veces no…

Negación

Espero, ansioso, que den las seis para recibir tu llamada.

Guardar mis cosas y despedirme de mis compañeros de oficina rápidamente. Luego, bajar las escaleras y cruzar la calle para entrar en la estación de Metrobús y encontrarte allí, mi dulce niña, esperando por mi.

Abrazarte y decirte al oído cuanto te he extrañado, y lo feliz que estoy por tenerte entre mis brazos nuevamente.

Luchar juntos con la gente que baja y sube del transporte por abordar, juntos.

Viajar apretados, abrazados, hasta nuestro destino.

Luchar nuevamente, ahora por bajar, y transbordar al autobús que ha de llevarnos a nuestro castillo.

Dormir en el camino, recargados el uno en el otro y sin soltarnos las manos, hasta que una misteriosa alerta biológica nos indique que estamos cerca de nuestro destino.

Los Grandes Dragones esperan encerrados en sus prisiones de cristal por vernos llegar, mientras los Dragones Guardianes vigilan en grupo a nuestra Princesa.

Los Guerreros y los Orcos descansan juntos soñando que al llegar no los hemos de despertar sólo por la emoción de verlos luchar.

Nuestro castillo nos espera esta noche, y por la mañana los cachorros que hemos de ayudar a educar.

Espero ansioso que den las seis, para despertar la fantasía que sólo existe a tu lado.

Y aunque sé que esta tarde no llegarás al punto acordado, y que ilusionarme es soñar en vano…

…espero ansioso que den las seis.

La caverna de los Susurros

Este caballero se arrodilla, derrotado, ante ti.

Pero sabe que en la siguiente batalla venceremos.

Esperaré tu llamada, mi princesa, para volver a levantar la espada…

y, por una última y definitiva vez, enfrentar al dragón y ganar nuestra libertad.

9+1 de Octubre

No sin deseos de detenerte y mantenerte a mi lado por y para siempre, te he dejado en el tren que te ha de llevar de vuelta a tu hogar.

Aún tengo el sabor de tus labios en los míos, y el tacto de tu piel en mis manos. Aún siento el aroma de tu cabello en mi nariz, y escucho el rítmico latir de tu corazón en mis oídos. Aún veo tu tierna mirada al cerrar mis ojos, y siento tu presencia a mi lado y a mi alrededor.

Saturas mis sentidos, llenas el vacío en mi vida, en mi alma, en mi corazón.

Te quiero tanto, pero sé que aún no como te lo mereces.

Te quiero tanto como nadie jamás me ha permitido quererle antes.

Te quiero tanto…

Comenzando con esta entrada, pondré algunos comentarios sobre la misma junto al texto que la compone de verdad.

Ayer, 9 de Octubre, ha sido mi cumpleaños número 23. Desde que tengo verdadera conciencia, los cumpleaños han sido terriblemente molestos, recordándome que soy un año más viejo, que estoy un año más cerca de la muerte. He odiado los cumpleaños, en especial los míos, desde entonces.

Pero este año es diferente. Este año, usando como excusa la “fecha especial” para conseguir los permisos adecuados, el Consejo Trascendental (una parte de él, al menos) se ha reunido en mi Castillo para celebrar una pijamada. Mi querida Yoru-sama ha estado aquí, y por primera vez en meses he tenido un sueño placentero con ella cerca de mí.

Agradezco a todos los que me han felicitado en este día, que aunque no considero especialmente “especial”, ha estado lleno de maravillas.

Y en especial agradezco a Yoru-sama, por estos dos meses, por su cariño, por su comprensión y por soportar todas mis extravagancias y torturas y a pesar de ello, quererme como lo hace.

Creaturas de la Bruma

( Historia de amor en cinco SMS múltiples )

I

Vagando por la Ciudad, miro a la gente a mi alrededor andar como sombras sin un Destino, sin un propósito. Unas garras grises e inmateriales toman mis tobillos y empiezan a subir como humo denso por mis piernas, buscando consumirme, convertirme en uno de ellos…

II

Sé que no seré capaz de respirar las densas sombras cuando terminen de consumirme, sé que me asfixiarán y entregarán a la Muerte… pero no me importa, después de todo ¿que me queda que me dé una razón para vivir?
Las frías sombras me han cubierto casi por completo, mi cabeza duele, mi cuerpo sufre, muere lentamente mientras trata de oponerse a ser devorado…

III

Pero ¿que es esa trémula luz que se mueve entre las sombras?
Avanzo con dificultad hacia la pálida luz, cargando con la oscura bruma que no acaba de consumirme, hasta llegar a su origen. te tengo frente a mí, sonriendo dulce pero malévolamente mientras miras el suelo gris. Miro alrededor y veo las sombras danzar en torno a ti, buscando el mejor momento para atacar. Pero tu las ignoras, mientras sigues mirando el suelo, sonriendo, perdida en tus pensamientos…

IV

No me doy cuenta, hasta ahora, que la bruma que me consumía se ha retirado. ¿Es tu luz la que la ha ahuyentado? No… ¡es la mía! ¿que es esta luminosidad que me rodea? ¿me has contagiado tu luz, acaso?
Me acerco más a ti y logro reconocer que has desviado tu mirada en mi dirección por un instante. Doy un paso más cerca de ti, y empiezo a notarte nerviosa. La luz que irradias me lastima, siento mi piel helada ser destrozada en tu presencia, pero al mismo tiempo siento mi propia luz volverse cada vez más fuerte. De rodillas sobre el gélido suelo te encuentro, y me arrodillo frente a ti. Un impulso me domina, una llamada del Destino, y te abrazo.

V

Un instante pareces confundida, pero al siguiente logras tranquilizarte y me devuelves el abrazo. Por el rabillo del ojo, veo tu rostro. Has cerrado tus ojos, y tu mirada ha perdido su maldad… sólo queda su ternura.
Permanecemos abrazados ¿cuanto tiempo? ¿horas? ¿días? ¿meses? ¿años? ¿vidas?…
Y las sombras revoloteando a nuestro alrededor, sin poder acercarse nunca más, no mientras permanezcamos juntos, y tu luz haga que mi luz se encienda, y mi luz se sume a la tuya para mantener a raya a las creaturas de la bruma…

EPILOGO

Te quiero desde siempre, pues desde siempre te he buscado. Y hoy que te he encontrado, y que estás a mi lado, no puedo sino quererte cada vez más, sin límites… Y, aunque este es el final de la historia, no es más que la primera letra de la primera página de nuestra leyenda, una leyenda interminable…

Te quiero, Ari-JiVamoroe.

Tu amor me mata

Desde que comenzamos a salir, pensé que sólo estando a tu lado me sentía “vivo”.

Pero hoy, descubrí que no es así.

Hace tiempo, estudiando la “filosofía emo” (lo miserablemente poco que se sobre ella, al menos) comprendí porque se considera que el dolor te hace sentir vivo: la vida biológica esta formada por el dolor. Es el dolor y sus achichincles, como el miedo, los que nos mantienen con vida. Sabes que estas vivo porque eres capaz de sentirlos.

Y en ese sentido es que, cuando estoy contigo, no me siento vivo sino muerto.

Siento en tu abrazo un cariño celestial que atraviesa mi ser por completo, una paz absoluta, una confianza eterna. Encuentro el perdón por los crímenes que he cometido en vida (en todas mis vidas) y no encuentro condenas sino comprensión por los horrores que he promovido o conducido.

En resumen, en tu compañía me siento morir y encontrarme en el Cielo rodeado del amor de los Dioses. Y sin deseos de volver a la vida.

Metro Hidalgo

Son las nueve de la mañana con veinte minutos. ¡Llego cuarenta minutos temprano! No queda más que esperar, mientras tanto continuaré con la lectura de mi libro.

Ya son las diez de la mañana. Cierro y guardo mi libro en la pequeña mochila de viaje, en cualquier momento deberías llegar.

Bueno, quizá no tan “en cualquier momento”, mi experiencia contigo indica que es más probable que llegues con algo de retraso, ¿debería seguir leyendo?. No, mejor vagaré por el pasillo para encontrarte primero, cualquiera que sea la puerta por la que abandones el convoy.

Pasan de las diez y no te veo llegar. Si, recuerdo las estadísticas, es muy probable que llegues un poco tarde. No, si algo hubiera surgido que no te hubiera permitido venir me habrías avisado antes. O el peor de los casos, por el celular. Si, el celular tiene señal aunque estemos bajo tierra, ya lo comprobé. No, ¡no puedo seguir pensando que cada pequeño retraso signifique que “algo” te puede haber pasado! debo tener un poco más de confianza en el mundo… y en los Dioses que nos cuidan.

¿Porque no has llegado?
Si, recuerdo que la vez pasada tuviste mas de una hora de retraso y a lo mucho ha pasado hoy media hora. Quizá mi gran temor era verdad y quizá nunca has existido… quizá al fin ya caí por completo en la esquizofrenia, y te he estado imaginando todo el tiempo… bien, eso explicaría el porque me pareces tan perfecta… ¡vamos! no puedes haber sido una alucinación… ¡has interactuado con mi familia y amigos! bueno, ellos podrían también ser una alucinación. Si es una alucinación, o un sueño, ¡Keith, no quiero despertar!.

Me siento un poco desesperado. Bueno, así soy siempre, en realidad. No me gusta esperar, porque me pongo a pensar “cosas raras”. ¿Acaso cada vez que nos veamos debo caer en la misma rutina de creer que quizá no eres real, que quizá “algo” te puede haber pasado (Keith no lo quiera), o que algo surgió y te ha impedido llegar? Supongo que es mi forma de preocuparme por ti, pero… a veces creo que soy un exagerado.

Un convoy más que llega, descarga y se va. Y tampoco en él venías tú.
Me empiezo a poner de malas. Ganas no me faltan de empujar a alguien a las vías, o al menos ponerle el pie para que tropiece. Después de todo, debo mantener el Balance que se perderá cuando llegues y me sienta muy feliz. Para restaurarlo, se necesitará que mucha gente del mundo sea miserable. Después de todo, el Mal es mucho más débil que el Bien, por lo que se necesita mas Mal en forma de dolor o tristeza para contrarrestar un poco de felicidad que represente al Bien.

La desesperación me esta matando, mientras camino de un lado a otro en la estación. Sé que llegarás en cualquier momento, pero mis demonios internos aprovechan el retraso para tratar de liberarse y meterme en la cabeza ideas ridículas sobre abandono y soledad. Para ser sincero, algo están logrando. Empiezo a pensar… conquistaré y destruiré el mundo actual. Lo someteré, causaré tanto dolor y sufrimiento a sus habitantes que el balance se perderá por completo en este tiempo, de forma que en el futuro deba causarse un desequilibrio al revés para contrarrestar la rotura en el momento actual; así, las generaciones por venir tendrán mucha felicidad y nadie entonces tendrá que sufrir el sentir lo que ahora siento… si, podría comenzar ahora mismo, hay muchas personas aquí y seguro puedo hallar como torturarlas aquí mismo. Si sólo…

Me detengo en seco, pues te veo venir hacia mí. Hace tanto tiempo, varias vidas según mi forma e medir el tiempo, que no te había visto en persona que a mis torpes sensores humanos le pareces casi una desconocida. Pero mi corazón no se confunde con facilidad y grita con fuerza al resto de mis órganos que al fin has llegado. Te arrojas a mis brazos y correspondo a tu abrazo rodeándote con ellos. ¿Que es este sentimiento? ¿Que es este calor? Destroza lentamente las defensas que he tardado dos semanas en tiempo terrestre en reconstruir, y lo que más me preocupa… ¡es que no ocurra más rápido!. Ya empiezo a sentirlo de nuevo… esta sensación de paz, de tranquilidad debida a estar a tu lado, a encontrarme entre tus brazos. Los demonios de mi interior están confundidos, se empiezan a preguntar “¿que pasó con el plan de destruir el mundo?” mientras algún otro “yo” dentro de mi los pastorea hasta que su influencia desaparece. Siento mi corazón latir de nuevo, latir por ti. Creo que por ahora, el mundo puede seguir viviendo en paz.

Después de tanto tiempo, estamos juntos de nuevo.

Todo esta bien en el universo.

Anécdota de un domingo contigo

El pequeño se tiro al piso, a medio llorar.

– Si no te levantas, te dejaré aquí – dijo su madre, visiblemente enfadada.

Sostenidos de la mano, pasábamos por ahí cuando vimos toda la escena.

– Si lo dejan, ¿lo adoptamos? – te pregunté.

– Si, ¡estaría bien! – respondiste.

Y, mirándonos mutuamente, reímos.

Al final, la señora no dejó a su hijo.

Una lástima, quizá.